1. Blog
  2. Adicción al tabaco
  3. Cómo dejar de fumar en 6 pasos

Cómo dejar de fumar en 6 pasos

En este artículo, te contamos 6 sencillos pasos para dejar de fumar para siempre. Sigue estos sencillos pasos y las probabilidades de dejar de fumar se multiplicarán. Estas pautas son básicas y muy eficaces, que parten de la base de cualquier conducta adictiva . Siguiendo estos pasos podremos detectar, evitar y afrontar las situaciones que nos vuelven a hacer caer en la adicción al tabaco.

1. Comprende tu adicción

¿Qué te da a ti el cigarrillo?, ¿Te relaja, te da compañía o te da seguridad?, ¿Te has parado a pensar lo absurdo que son estas ideas? La nicotina es un estimulante, no te relaja, solo te alivia el mono del cigarro anterior. Si no tuvieras nicotina y las cuatrocientasveinte sustancias tóxicas del cigarrillo en sangre, no tendrías que aliviar ningún síndrome de abstinencia.

Psicológicamente fumar implica poner una cortina de humo entre nosotros y el resto, entre lo que sucede fuera y lo que nos pasa dentro, de esa manera nos desconectamos de lo que sentimos realmente. Fumar es una relación tóxica, un día nos enamoramos de una sustancia que nos hacía creer que estábamos mejor con ella, tuvimos nuestra luna de miel, en la que depositamos toda nuestra confianza para aliviarnos y calmarnos por las situaciones cotidianas de estrés.

Con el tiempo, descubrimos que nos traiciona, ya no nos da lo que nos daba, esos superpoderes de calmarte, acompañarte y darte seguridad no fueron verdad, solo una ilusión.

2. Rechaza la idea de un cigarrillo

Nuestra memoria emocional guarda los recuerdos agradables de la nicotina, los recuerdos de la luna de miel. Curiosamente no suele ser el primer cigarrillo el que nos enamora, sino el tercero o el cuarto, cuando el cuerpo ya tiene un nivel de nicotina suficiente como para poder anhelar otra dosis.

Se trata de recordar el efecto del primer cigarrillo, ese cigarrillo que te mareó, te dio náuseas y te supo asqueroso. La dicción al tabaco implica fumar una cadena interminable de cigarrillos, rechaza la idea de un único cigarrillo de vez en cuando, fumar es una trampa. Además para qué te vas a fumar solamente uno si realmente no te gustó.

3. Conoce tu personalidad adictiva

Hay personas que caen en la adicción nada más probar la nicotina y otros que fuman un cigarrillo y no se hacen adictos. ¿Por qué unos recaemos y otros no?. La respuesta está en la personalidad adictiva. Las personas que tienen predisposición a la adicción, pueden volverse adictas a casi cualquier cosa. Si no se trabaja con aquellos rasgos de personalidad, fruto de un desasosiego interno, es muy probable que dejemos una adicción para coger otra.

4. Aléjate de las situaciones de riesgo

Después de apagar tu último cigarrillo, tira todo lo que tenga que ver con fumar, los cigarros que te queden, mecheros y ceniceros. Por otra parte, el consumo de alcohol puede hacer tambalear tu determinación de querer disfrutar de la vida sin tabaco, durante de las primeras semanas, por tanto no bebas durante ese periodo. Además será necesario que identifiques qué situaciones son de difícil gestión, aquellas situaciones que te generan estrés normalmente y prepararte para ellas.

5 Aprende a relajarte en momentos de estrés

Tendrás momentos en los que el estrés se hará presente en tu vida, por motivos laborales o personales y aparecerá la falsa idea de “me apetece un cigarrillo”. Sin embargo, después de tres semanas ya no es tu cuerpo anhelando un cigarrillo por el mono físico, sino es ese desasosiego interno que te hace sentir vergüenza o inseguridad el que está buscando calma. Tu memoria emocional se acordará de que en el pasado utilizabas el cigarrillo para separarte de lo que sentías. Se trata de que te des cuenta de que es tu propia tensión interior la que se ha despertado por el estrés que sea y te pide que te hagas cargo. La respiración abdominal, las diferentes formas de relajación y la práctica de mindfulness te ayudarán a aumentar tu estabilidad emocional en momentos difíciles.

6. Contacta con personas que están en tu misma situación

Muchas de las personas que dejan de fumar con la fuerza de voluntad, recaen en cuanto la vida se les pone un poco difícil. Cuando se hace un trabajo interior para llegar a la raíz de la adicción, nos damos cuenta que el autoconocimiento no tiene fin. No obstante, para el objetivo de mantenerse abstinente, resulta más fácil si te apoyas en la gente que está pasando por la misma situación que tú, así podrás compartir momentos difíciles, aprender de la experiencia de otras personas, compartir tus “darte cuentas” y conocer mejor la parte de tu personalidad que es adictiva. Existen grupos de seguimiento online gratuitos, que te acompañan online semanalmente durante un año.

Ayuda profesional para dejar de fumar

Si no puedes dejar de fumar con estos 6 pasos y necesitas ayuda, puede contactar con la psicóloga Rocío Rita. Rocío es psicóloga general sanitaria experta en terapia para dejar de fumar,. Rocío ha trabajado en los más prestigiosos centros de desintoxicación de Madrid y tiene su propia clínica, Templa Adicciones. Su metodología se basa en 4 terapias online de 60 minutos y una 5ª terapia de hipnosis.

Este artículo para saber cómo dejar de fumar en 6 pasos ha sido redactado por:
Rocío Rita Gómez García. Psicóloga Sanitaria 20.206


Fuentes Bibliográficas:
– Wasthon A & Boundy, D (2007) “Querer no es poder, como comprender nuestra adicción y superar las adicciones. Paidós: Barcelona.
– American Psychiatric Association, (2013) “DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de los
Trastornos Mentales”. Masson: Madrid.

Entrada anterior
Diferencias entre un bebedor habitual y un alcohólico
Entrada siguiente
Ingresar en un Centro de desintoxicación
Menú