1. Blog
  2. Centro de desintoxicación
  3. Mi primer día en un Centro de Desintoxicación. Parte I
un dia en un centro de desintoxicación

Mi primer día en un Centro de Desintoxicación. Parte I

Llegó el momento, me llamo Javier y hace un par de meses toqué fondo con el alcohol. Ya no puedo más y ya no pueden más conmigo. Con el apoyo de mi familia he decidido ingresar en un centro residencial en Madrid. Aquí voy a contar mi experiencia de mi primer día en un centro de desintoxicación.

Ha sido una decisión muy difícil, pero he intentado varias veces dejar el alcohol y no soy capaz de afrontar ni un sólo día sin beber una gran cantidad de alcohol. Es triste decirlo y más reconocerlo, pero mi vida está en la ruina, siento mucha vergüenza, una vergüenza enorme y me gustaría vivir de otra forma. Mis padres me apoyan y me van a ayudar a pagar el centro y mi hijo y mi ex mujer también me apoyan. Tengo que reconocerlo, me ha costado varios años, pero ha sido un alivio reunir a mi familia, reconocer mi problema y abrirme a ellos. Lo cierto es que no podía seguir así y se han ofrecido a ayudarme en todo, si hago un ingreso en un centro de desintoxicación.

Entrevista con el centro desintoxicación

Al llamar a un centro de desintoxicación de Madrid, me citaron para una reunión a los 3 días. Tuve que llevar todo mi historia clínica y unas analíticas que me habían encargado. Fui acompañado de mis padres. Tras la reunión, me informaron que antes de ingresar en el centro de desintoxicación, tenía que ingresar en una clínica privada con la que tenían un acuerdo, para la 1ª fase de la desintoxicación. Me explicaron que la desintoxicación del alcohol es la desintoxicación más peligrosa en las 2 primeras semanas. Por ello, antes de ingresar en el centro tenía que ir a un clínica hospital para que me controlases el mono o la abstinencia que iba a tener.

Ingreso previo en clínica

Tras 8 días ingresado en el hospital o clínica, los cuales he de reconocer que fueron bastante duros,. De repente te quitan el alcohol de golpe y tu cuerpo y tu mente empiezan una venganza contra tí. Me pase casi todos los días en cama, con bastante mono, subidones y bajones, alguna alucinación, mucha medicación, enfermeras cada hora y mucho control médico.

Ingreso en el centro de desintoxicación

Al noveno día vino a buscarme a la clínica la furgoneta del centro residencial de desintoxicación al que iba a ingresar. A las 11h de la mañana estaba esperando con mi maleta, el historial clínico, las recetas de las medicación que estaba tomando en ese momento incluidas las del mono o la desintoxicación y medicación para 5 o 6 días, por si en el centro residencial todavía no tuviesen lo que yo tomaba.

Aquí empieza mi primer día en un centro de desintoxicación. A las 12 llegué al centro residencial de desintoxicación o como lo llaman ellos centro residencial de tratamiento de adicciones. Es un centro un poco alejado de Madrid ciudad, tardamos unos 40 minutos creo, desde la clínica. En una población pequeña. Para el ingreso me pidieron que llevase ropa cómoda para varios días y algunos enseres personales, así como una lista de productos que no podía llevar.

Bienvenida del director del centro

Al llegar el centro de desintoxicación, salió a recibirme el director del centro. Se presentó y me acompaño a dejar mis cosas a una sala donde trabajan los profesionales y nos fuimos a dar una vuelta. Me enseño el centro por fuera. Su piscina, sus zonas verdes, un río cercano, el gimnasio, el comedor, el patio. Dimos un paseo de 30 minutos muy agradable, en el cual me fué presentando a los residentes que nos encontrábamos. Me sorprendió lo grande que era el centro, todos los espacios de ocio que había y en concreto que todas las personas estaban haciendo algo en ese momento, sobre todo muchas personas haciendo deporte en el gimnasio.

He de reconocerlo, tenía mucho miedo de ingresar en un centro con un montón de drogodependientes o yonkis. Cómo iba a estar yo con gente drogadicta. Eso no era para mi, yo seguramente no encajo en esos grupos ni en esos centros. Todo cambió en mi primer día en el centro de desintoxicación.

Para mi sorpresa, los residentes que me fue presentando el director del centro, parecían personas normales como yo. Entre la acogida del director que fue especialmente amable conmigo, las instalaciones que parecían muy acogedoras y con un montón de espacios y los residentes que nos fuimos encontrando haciendo actividades, me causó una agradable impresión. Puede que hasta no sea tan duro y traumático estar en un centro, sobre todo en mi estado que sigo con mucha ansiedad y con mucha necesidad de beber.

Miguel mi terapeuta de referencia

Al terminar la visita con el director, vino a recogerme un terapeuta para hacer lo que ellos llaman la acogida. El terapeuta se llamaba Marcos, me llevo a su despacho y me explicó las normas y los horarios del centro. Me guardaron en una taquilla mis objetos personales como el teléfono, mi documentación, la colonia (contiene alcohol y no puedo tenerla en la habitación), el dinero. Marcos me explicó que el primer mes no iba a poder salir ningún fin de semana, hasta que no estuviese adaptado al programa y los 15 primeros días tampoco podía tener visitas de familiares hasta superar esa adaptación. Me entregó también mi horario de terapias, comidas, actividades etc.. También me dijo que él iba ser mi referente si tenía cualquier necesidad, preocupación o consulta en toda mi estancia en el centro de desintoxicación.

El médico

Acto seguido, me estaba esperando el médico para ver mi historial y que le contase como fue mi paso por la clínica. Le expliqué como me encontraba, mis picos de ansiedad, las ganas que tenía de consumo, que me sentía abatido fisicamente . El médico me explicó toda la medicación que estaba tomando y como iban a ir variando las dosis en función de mi evolución. Me cambió una medicación por otra de las que estaba tomando, supongo que por alguno de los síntomas que le conté.

La imagen no corresponde al centro. Es una imagen de un edificio de Freepik

CONTINUARÁ…………………… IR A PARTE II

Entrada anterior
El deporte en un programa de desintoxicación. ¿Por dónde empezamos?
Entrada siguiente
Mi primer día en un Centro de Desintoxicación. Parte II
Menú